Depilación con cera fría

Depilación con cera fría

Depilación con cera fría

Uno de los factores a tener en cuenta en el momento de decidirnos por un sistema de depilación es el del nivel de sensibilidad de nuestra piel. Por ejemplo, para una mujer de piel sensible, la depilación con cera caliente resulta inviable. La depilación con cera fría es una de las mejores alternativas para evitar el contacto de la piel con las elevadas temperaturas.

La cera fría (también conocida en algunos países como cera persa) tiene la ventaja de cuidar nuestra piel de las temperaturas extremas. A diferencia de la cera caliente, con la depilación con cera fría no existen riesgos de quemaduras. Una depilación con cera fría dura varias semanas y va debilitando el crecimiento del pelo de manera gradual. Este tipo de cera resulta ideal tanto para la depilación de piernas y axilas como para la cara.

Para obtener buenos resultados con cera fría tendremos que asegurarnos de que la zona a depilar tenga un crecimiento de al menos 3 milímetros. Esto aumentará la adherencia de la cera a los pelos. Una de las recomendaciones más importantes a tener en cuenta antes de hacer una depilación a la cera fría es procurar que la zona a depilar no esté húmeda (por ello no resulta conveniente depilarse con cera fría después de darse una ducha).

La depilación con cera fría ataca el vello de raíz. A medida que se suceden las depilaciones, el vello crece con menor vigor. La duración típica de una depilación con cera fría es de 3 a 8 semanas.

 

Acércate a nuestro centro de belleza y estética en Madrid y analizaremos tu caso con nuestros profesionales.

 

Dirección:       calle Espronceda, 17, 28003 Madrid

Pide tu Cita:  91 533 10 85 /91 534 59 38 /  608 61 02 77  / espronceda@cristinaherraiz.com

Horario: Lun – Vi 11.00 – 20.00 / Sábados 09:30-13:30
Categories: Tratamientos

Tratamientos recomendados