Drenaje linfático

Drenaje linfático

El drenaje linfático es un masaje suave que favorece la mejora de la circulación y evita que la linfa se acumule.

Esto se debe a que el sistema linfático, sobre el que se basa este tipo de drenaje, actúa como filtro para eliminar cierto tipo de residuos que pueden acabar dañando el organismo. Así, favoreciendo el drenaje de la linfa, ayudaremos a mejorar ciertos problemas como la retención de líquidos o la celulitis enquistada.

Como bien sabrás, la celulitis no tiene por qué ir ligada a la acumulación de grasa, pues se trata de un problema que afecta a todos los tipos de cuerpo por igual, tengan una talla S o una XL. Y es que la aparición de la temida piel de naranja también puede deberse a problemas circulatorios y linfáticos.

El sistema linfático está formado por un líquido, la linfa, y los conductos por los que ésta circula: los conductos linfáticos y los conductos de los órganos anexos. Este sistema cumple varias funciones: drena el líquido intersticial (en el que se “bañan” nuestras células), transporta grasas alimenticias, elimina desechos y protege el organismo de cuerpos extraños, de ahí que tarde 48 horas en realizar todo el recorrido.

Por lo tanto, se puede decir que el drenaje linfático es una función orgánica automática. Sin embargo, cuando este drenaje natural es insuficiente, un masaje suave realizado por un profesional ayuda a que la linfa viaje con más facilidad por nuestro organismo, mejorando así la circulación en muslos y piernas, y por lo tanto el aspecto de la piel.

 

Acércate a nuestro centro de belleza y estética en Madrid y analizaremos tu caso con nuestros profesionales.

 

Dirección:       calle Espronceda, 17, 28003 Madrid

Pide tu Cita:  91 533 10 85 /91 534 59 38 /  608 61 02 77  / espronceda@cristinaherraiz.com

Horario: Lun – Vi 11.00 – 20.00 / Sábados 09:30-13:30

Tratamientos recomendados