Centro de Belleza y Estética en Madrid
Evita afecciones de los pies con una pedicura profesional - Cristina Herráiz
pedicura

Evita afecciones de los pies con una pedicura profesional

En unos pies poco cuidados se pueden producir graves problemas de salud, llegando en ocasiones a dificultarnos andar. Una pedicura profesional no solo nos ayuda a conseguir unos pies más bonitos y lucidos con los esmaltes de moda, sino que nos proporcionará una mejora en nuestra salud.

Qué evitamos con una pedicura profesional

  • Rozaduras: Principalmente aparecen en verano, al prescindir de las medias y calcetines que nos protegen los pies. Estos dolores y molestas afecciones si no se tratan rápidamente se convertirán en  ampollas, empeorando la situación de nuestros pies y dificultándonos andar.
  • Talones agrietados y resecos. Al igual que las rozaduras, esta afección es muy habitual en épocas de calor. Al estar al descubierto, nuestros pies se resecan más y si no los hidratamos correctamente, se agrietarán, derivando en molestias considerables.
  • Callos. Se generan por un cúmulo de células muertas que nuestro cuerpo utiliza para proteger determinadas zonas ante una rozadura constante. En algunas ocasiones, la parte más callosa penetra en la piel produciendo un dolor muy agudo e intenso.
  • Juanetes. Se producen por una deformación ósea derivada de un uso excesivo de tacones, calzado ajustado o una mala forma de caminar.
  • Sudación excesiva. Además de irritar los pies, provoca mal olor. Si no se tiene una higiene exhaustiva, podrían aparecer hongos con facilidad.
  • Pie de atleta. Consiste en una infección por hongos derivada de una sudoración excesiva, que fomenta una gran concentración de humedad en los pies.
  • Hongos en las uñas de los pies. Este tipo de hongo provoca que las uñas se vuelvan amarillas, se rompan y se caigan con el tiempo. Hay que tener especial cuidado, porque los hongos son muy contagiosos.
  • Uña encarnada. Si no cortamos de forma correcta las uñas o si usamos zapatos demasiado ajustados, se pueden producir alteraciones en el crecimiento natural de las uñas, provocando que se claven en el dedo.
  • Neuromas. Básicamente es la acumulación de tejido alrededor de un nervio inflamado del pie. Pueden producir hormigueo,  entumecimiento,  pérdida del equilibrio, etc.
  • Dedos en martillo. Producidos por encogimiento de los tendones que controlan el movimiento de los pies.
  • Espolones. Son prominencias óseas que crecen en los huesos de los pies, provocados principalmente por estrés en los mismos.
  • Pies hinchados. En ocasiones podemos tener hinchazón en los pies al estar mucho tiempo de pie, por ejemplo. Si es no es circunstancial debemos ir rápidamente al médico.

Una vez conocidas las principales afecciones de los pies, te recomendamos realizar con periodicidad una pedicura profesional que te permita seguir disfrutando del bienestar y salud que te mereces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra